Los Shriners provenimos de todas las esferas sociales.

Somos plomeros y profesionales, vendedores y directores de empresas.

Somos padres, tíos e hijos.

También somos hermanos.

Cuando usted se convierte en un Shriner, pasa a formar parte de una hermandad de hombres comprometidos con la familia, dedicados al crecimiento personal constante, y que proporcionan atención para los niños y las familias que la necesitan. Si bien nuestros antecedentes e intereses pueden ser diversos, lo que nos une son los valores que compartimos y un deseo de divertirnos, hacer el bien y construir vínculos que duren toda la vida.